Los nómadas del aprendizaje
438
post-template-default,single,single-post,postid-438,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,columns-4,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Los nómadas del aprendizaje

Los nómadas del aprendizaje

“Los nómadas han vuelto”, podría ser la sentencia. Uno podría pensar que quedaban unos pocos con ese calificativo y circunscritos a culturas específicas y a entornos definidos, pero no es así del todo.
Nuestros antepasados se movían de un lugar a otro para conseguir alimentos, para acercarse al clima más propicio y, fundamentalmente, para sobrevivir. Se desplazaban con los ciclos de la “naturaleza” y a su velocidad.
Y así, en estos tiempos en los que andamos, parece que se vuelve a ese concepto del desplazamiento como opción de supervivencia, en todos los sentidos. Y los nómadas actuales se nos presentan de diferentes maneras.
Primero, los que generan tristeza, desasosiego e impotencia. Parten de unas condiciones vitales pésimas y creen en otras opciones mejores; hacia ellas se encaminan con distinto éxito. Y nos abofetean la conciencia sobre cuánto de “humanos” nos queda.
Luego, encontramos a los nómadas del conocimiento, de la experiencia y de los mercados (o de la economía), los que viajan por el mundo buscando esos lugares mejores para su “incremento” profesional y personal.
Y por último, en esta pequeña lista, surgen los nómadas virtuales, que se desplazan por todos los espacios. Sus numerosas experiencias “son” incrementales y “mejores». El sentido radica en ese “movimiento virtual”.
En los nómadas, “lo que se vive, sucede”, no se produce retardo; las decisiones siempre son inmediatas, la incertidumbre es un atributo de la situación, el largo plazo no tiene contenido, las circunstancias modulan la flexibilidad. Se desarrolla la “inteligencia rápida”.