La riqueza del aprendizaje
450
post-template-default,single,single-post,postid-450,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,columns-4,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

La riqueza del aprendizaje

La riqueza del aprendizaje

En estos días en los que tanto se habla de desigualdad, el concepto de riqueza parece que busca su espacio, o debiera de encontrarlo.
Supongo que ha habido numerosos intentos de definir la riqueza. Personalmente me resulta muy complejo y cuando he participado en encuentros sobre el tema, he intentado aportar algunos atributos que estimo que puede tener.
Así, el primer atributo que vinculo a la riqueza es el largo plazo, ya que se extiende en el tiempo. Es algo que “vendría para quedarse”; no asocio la riqueza con algo “consumible” y fugaz.
El segundo atributo lo relaciono con lo colectivo, va más allá de la individualidad y los individuos; la riqueza como algo de conjunto, de sociedad.
Y para que cuaje lo anterior, el tercer atributo es el “ganamos”, el beneficio compartido, hacia una posición constructiva y de futuro.
Así, con estos atributos, la riqueza transciende y se va incorporando como una manera de enriquecerse y que perdura. Con estas ideas, me gusta la riqueza.
De esta forma, el aprendizaje se convierte en una gran riqueza: nos hace más competentes, más exigentes, con más criterios, con diversos puntos de vista, con mayor capacidad de comprensión y entendimiento, con más visiones, con más capacidad para el diálogo…