El assessment centre, centrémonos en el hacer
328
post-template-default,single,single-post,postid-328,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,columns-4,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

El assessment centre, centrémonos en el hacer

El assessment centre, centrémonos en el hacer

Los assessment centre proponen la realización de actividades que simulen las actuaciones esenciales a las que se enfrentarán las personas de la posición evaluada o del potencial analizado.
Estas actuaciones/evaluaciones se basan en competencias. Para nosotros, las competencias son lo que se visualiza de una persona en una situación específica y concreta con relación a su forma de proceder, resolver, abordar, proponer, analizar, actuar, enfocar, seleccionar, etc. Para todo ello, la persona “utilizará” todos los recursos y su potencial para enfrentarse a esas actuaciones/evaluaciones.

Y la dificultad suele radicar en hallar situaciones que realmente simulen las actividades futuras o aquellas que de más manera más oportuna permiten evaluar las actuaciones/competencias. Pero la suerte es que si proponemos situaciones “adecuadas” el valor predictivo es altísimo, porque en los escenarios propuestos, la persona ha hecho o no ha hecho, simplificando en esto del “hacer” todo lo que se puede apreciar en un assessment centre. El valor, por tanto, es la presencia o la ausencia de demostraciones y esta información vale para uno mismo y para los que están a su alrededor.