El aprendizaje del verano
470
post-template-default,single,single-post,postid-470,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,columns-4,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

El aprendizaje del verano

El aprendizaje del verano

Durante los meses de verano, solemos “colar” las vacaciones. Y en esa experiencia (o múltiples experiencias) podemos participar en un buen número de aprendizajes sutiles.

A algunas vacaciones se le da forma gracias a guías, mapas y planos. Con ellos, se tienen “pequeñas peleas” de interpretación, con uno mismo y con los demás. Por fortuna, todavía quedan personas para las que la tecnología vacacional es la impresa.

Estas “pequeñas peleas” nos cuestionan, nos activan y nos provocan. Indagamos. Consideramos. Valoramos. Y sobre todo, seleccionamos y descartamos.

Los papeles no nos proporcionan la realidad; pero sí, acercamiento y comprensión. Con lo que leemos damos forma a los escenarios y nuestras expectativas. Y sobre estos elementos, construimos nuestro viaje, su itinerario y sus paradas. Lo representamos en la preparación y lo vivimos en su desarrollo.

Realizamos un esfuerzo por traducir lugares, costumbres y situaciones a nuestro entendimiento, para hacerlo propio en algún momento. Aunque luego la realidad sólo se parezca en una parte.

El acercamiento a otras personas (los que están a un metro, a cien o a diez mil kilómetros) pasa por el interés y por los detalles, reconocer lo que hay de singular en ellos, para apreciarlo y enriquecernos.

Las creencias de las personas están en sus conductas.

Tendría que haber más momentos durante el año en los que echáramos mano de mapas, planos y guías para seguir fortaleciendo este ejercicio y su reflexión. Y que cada vez que rememoremos el viaje, nos inventemos uno nuevo. Porque al final, los viajes son lo que queramos creer que son.