El aprendizaje apreciativo (1)
458
post-template-default,single,single-post,postid-458,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,columns-4,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

El aprendizaje apreciativo (1)

El aprendizaje apreciativo (1)

En ocasiones, uno se apropia de una palabra que escucha o que comparte en una conversación porque presenta, en un principio, un trasfondo de interés. A partir de ahí, se curiosea en su significado y sus aplicaciones. Más tarde, uno se la lleva a su terreno y la reinterpreta. Y al final, la hace propia.
Me he dado cuenta que he llevado a cabo acciones y he planteado algunos enfoques en mi actividad que eran “apreciativos” y lo ignoraba. Quizá sólo sean pequeñas coincidencias, sin más.
Siempre me satisface encontrar a personas que han sido capaces de organizar, estructurar y expresar “mis pensamientos” de manera clara y sencilla. Me ayuda a comprender mejor y, sobre todo, a profundizar. Así lo incorporo en mi registro.
De esta manera, incorporar el valor “apreciativo” al aprendizaje, refuerza el planteamiento de abrir posibilidades de incrementar las capacidades, el talento y el potencial de las personas sobre sus fortalezas, a partir de lo que ya saben, ya hacen y ya están construyendo en su realidad; o dicho de otra manera, lo han aplicado con éxito, han obtenido resultados satisfactorios y lo han llevado a cabo con otras personas. Enfatiza la proyección a futuro de los procesos de aprendizaje dirigidos hacia elementos valiosos y significativos para la persona.
Así, me he apropiado de “apreciativo”.